jueves, 11 de enero de 2018

CAOS EN LA AP-6: ESTO ES LO QUE PASARÍA MÁS O MENOS

Entre el sábado y el domingo de la pasada semana, cientos de vehículos quedaron atrapados por la nieve en la carretera AP-6. Durante 18 horas tuvieron que aguantar dentro de sus coches esperando la ayuda que no parecía llegar nunca.

El Director General de Tráfico, Gregorio Serrano, debería haber coordinado el dispositivo que facilitara la rápida evacuación de los afectados y sobre todo, la prevención de que esta situación no se llegara a producir. El director de la DGT se encontraba en su domicilio de Sevilla y, según él, desde allí estuvo al mando de la operación. Su superior, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, también se encontraba en la capital hispalense presenciando el derby andaluz entre Sevilla y Betis.

Todos conocemos las declaraciones del señor Serrano intentando escurrir el bulto y echando culpas a diestro y siniestro, sin asumir responsabilidad alguna. Este señor ya entró con polémica al cargo al serle adjudicada como domicilio en Madrid una vivienda de la Guardia Civil, que además de no corresponderle legalmente fue reformada sin reparar en gastos.

Esto es lo que pasa por poner a amiguetes al frente de importantes responsabilidades cuando, al margen de su trayectoria profesional, no tienen ni puñetera idea de la materia  que en teoría deberían dominar para gestionar adecuadamente las tareas que conlleva su cargo.

Más o menos el relato de los hechos no debe variar mucho de esto: